Vuestra Luna de Miel es, después de organizar la boda, la guinda del pastel, un momento sólo para vosotros, el primer viaje como matrimonio y por eso tiene que ser el viaje más especial de vuestra vida.

El viaje de novios, no tiene que ser siempre a una playa exótica o a un destino lejano… El mejor consejo es que el destino elegido sea uno que os guste a ambos, que os haga ilusión conocer y que pueda combinar los gustos de cada uno para hacerlos comunes y así disfrutar al máximo del viaje para que, de verdad, se convierta el inolvidable.

jueves, 13 de junio de 2013

HONEYMOONS: ITALIA, GRECIA Y TURQUÍA

Voy a inaugurar esta sección con mi propio ejemplo. Esta es la luna de miel de Tesa y Carlos.

Nos casamos el 15 de diciembre y por eso de pasar la Navidad en casa retrasamos nuestro viaje de novios para después de Navidad.

Nuestra primera opción fue visitar Tailandia y Camboya, sin embargo, como nos íbamos a vivir a Shanghai, pensamos que nos vendría bien recargar pilas de cultura occidental. Buscando destinos que nos pudiesen gustar a los dos, llegamos hasta Italia, ya que ninguno de los dos la habíamos visitado.

Para hacer un viaje más especial (y más largo), decidimos también hacer un crucero. Por el mediterráneo y en invierno no hay muchas opciones y tampoco queríamos (ni podíamos) optar por un crucero de lujo, de modo que la elección fue un Crucero Norwegian, de 12 días, con salida y llegada en Roma.

Como el crucero comenzaba el día 2 de enero, la agencia nos propuso pasar el fin de año en Roma, en un hotel estupendo, de 4 estrellas y al lado de la Fontana di Trevi. Llegamos el día 31 por la tarde, nos instalamos y salimos a cenar, es fácil encontrar un restaurante que te sirva la cena de Fin de Año, sin previa reserva y no demasiado caro, visitamos la zona del coliseo que es donde los romanos celebran la noche de fin de año, pero estaba imposible con tanta gente, de modo que terminamos la noche en la Fontana di Trevi.

Al día siguiente, nos dimos un paseo por Roma, nos anduvimos toda la ciudad, la mejor manera de conocer cualquier destino. Subimos hasta la Plaza de España, la Plaza del Poppolo, El Vaticano, comimos en el Trastevere y merendamos en el Coliseo.

El día 2 de enero cogimos el tren hasta Civitavecchia, desde la estación Central de Termini (relativamente cerca de nuestro hotel). Llegamos a la estación de Civitavecchia y cogimos un taxi hasta el puerto (consejo preguntad antes porque el mismo barco pone autobuses gratis y nosostrso no lo sabíamos). Hicimos el check in y a explorar el barco y, por supuesto, comer. Los barcos Norwegian están destinados al gran público, a familias y el idioma oficial es el inglés. tiene muchísimas actividades a todas horas. Por las mañanas juegos y actividades deportivas y por las tardes-noches genial muchísima música y espectáculos estupendos, aunque un desastre con los turnos de comidas

Los puertos de escala ue visistamos fueron, además de Roma:

  • Katakolon, para visitar Olympia. La ciudad de los primeros JJ.OO.
  • El Pireo, para visitar Atenas. Esta ciudad me sorprendió gratamente, quizás porque no tenía demasiadas expectativas y, sin embargo, la Acrópolis me pareció espectacular, los templos, el Ágora desde allí bajamos hasta el bullicioso barrio de Plaka y terminamos viendo el curioso cambio de guardia en el Palacio Real de Atenas. Un día muy bien aprovechado.
  • Esmirna (Izmir), desde allí fuimos a Éfeso, que decir de una de las ciudades mejor conservadas de la antiguedad... su biblioteca...
  • Estambul, de todos es el único puerto que está dentro de la ciudad por lo que fue muy fácil visitarla... además teníamos dos largos días... lo vimos casi todo, eso sí bajo la nieve, enero en Estambul es muy frío!!, el palacio Topkapi, el grandioso palacio Dolmabace, la mezquita azul, Santa Sofia, la Cisterna... y por supuesto, comida turca...
  • Nápoles, también el puerto de Nápoles está cerca de la ciudad, nosotros decidimos repartir el día, por la mañana visitaríamos Pompeya... ojiplática me quedé, es una ciudad romana en toda regla, fantásticamente conservada, con sus casas, su anfiteatro, su teatro, sus templos, sus lugares públicos, las tiendas y hasta los pasos elevados a modo de paso de cebra, muy interesante de ver. la segunda parte del día volvimos a Nápoles para probar la famosa pizza napolitana (merece su fama) y pasear un poco por la ciudad, sinceramente no me gustó.

Todas estas ciudades o puertos de escala se pueden visitar de tres modos, fundamentamente, por vuestra propia cuenta, con el riesgo que conlleva medir los tiempos para no perder el barco, contratando la excursión en el propio crucero o contratando un tour privado, este último no es tan caro como pueda parecer y las ventajas son considerables, traslado y guía privado sólo para vosotros, es una gozada os lo aseguro...

De vuelta a Roma, comenzamos nuestro periplo por Italia, Ya en Roma nos alojamos en el mismo hotel y con 5 días por delante pudimos ver y disfrutar de todos los rincones de Roma, es difícil destacar algo porque todo es espectacular, pero la Fontana de Trevi por lo que implica, el Coliseo visto desde el Palatino, el Panteón o la iglesia de Sopra Minerva. Respectos a las comidas huíamos de los sitios turisticos y buscando "tascas" típicamnete romanas comimos de escándalo.

Desde Roma llegamos a Florencia en tren, es rápido y cómodo. Nos alojamos en un hotel al lado del Ponte Vecchio. Para mí Florencia es la ciudad más bonita del mundo. Es una ciudad de cuento, muy bien conservada y limpia y no hay nada que no merezca la pena dejar de visitar: el Duomo, Pitti, La Academia, Uffizi.... uff ME GUSTÓ TODO, no podría parar de escribir. 
Hay que probar la bisteca fiorentina un corte de carne de ternera con el que pueden comer dos perfectamente.

La tercera parada fue Venecia, también llegamos en tren, Santa Lucía, y de allí cogimos los famosos vaporettos hasta nuestro hotel. Nos alojamos en un Palacio Veneciano espectacular. Visitando la catedral nos hizo de guía una señora mayor de Venecia, muy amable, que nos explicaba, mejor que un guía las curiosidades de San Marcos. Lo único que nos faltó de Venecia fue el paseo en góndola, ya que llovía, así que tenemos excusa para volver...

La última ciudad que visitamos fue Milán, su catedral me dejó sin palabras... prefiero no meterme en comparaciones porque saldría perdiendo... La única pega de la catedral es que para hacer fotos tenías que pedir un permiso y para que te dieran ese permiso teníamos que pagar un plus en la entrada... 

Fin de nuestra Luna de Miel, nos faltó unos días de descanso en alguna playa espectacular, pero ya no nos quedaban días ni dinero.... así que aprender de nuestro error y reservaros unos días para descansar.